Salud

¡Mantén a raya el ácido úrico! Conoce qué son las purinas de los alimentos

Purina, ¿alguna vez habías escuchado ese término? Quizá no, pero la verdad es que está más cerca de nosotros de lo que creemos. Para que no te quedes con la duda y, sobre todo, cuides tu salud, te decimos ¿qué son las purinas de los alimentos y por qué cuidarte de ellas?

Seré sincera, cuando escucho la palabra purina, no puedo evitar relacionarla con comida para mascotas. Sin embargo, no tiene nada que ver… o quizá sí, pero no en el sentido que nos atañe, pues estos elementos son parte de nosotros, pero también de los alimentos, ¿de qué hablo?

¿Qué es una purina?

 

El Instituto Nacional del Cáncer lo explica de forma sencilla: uno de los dos compuestos químicos usados para elaborar el ADN y ARN, elementos muy importantes del cuerpo humano, pues son la base de nuestro genoma y contienen la información genética.

Sin embargo, como muchos compuestos, las purinas no son exclusivas de los seres humanos, también se encuentran en las carnes como ternera, venado, resvisceras y otras comidas. Esto podría parecer irrelevante de no ser porque un exceso tiene consecuencias negativas en nuestra salud.

Así es, las purinas al descomponerse forman ácido úrico, que generalmente desechamos con la orina… Sin embargo, éstas no sólo vienen de los alimentos, nuestro cuerpo también las produce. Por lo tanto, si nos excedemos en su consumo, puede darse una alta concentración de ácido úrico, conocida como hiperurcemia, que a su vez puede producir lo que se conoce como gota e incluso daño renal.

 

La gota, una enfermedad dolorosa

Información de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, esta enfermedad es un tipo de artritis que aparece cuando el ácido úrico se acumula en la sangre y las articulaciones se inflaman, provocando dolor e inflamación en una de ellas, principalmente en la articulación grande del dedo gordo del pie.

Aunque este problema es más común en hombres, las mujeres no están exentas, en especial las posmenopáusicas.

Si bien la alimentación no es la única causa, pues también puedes tener dificultad para deshacerte del ácido úrico, causada a veces por medicamentos, o cierta presdisposición, los cambios en la dieta pueden ayudar a prevenir los ataques.

 

¡Cuídate de las purinas!

Si ya has sufrido algún episodio de gota o tus últimos estudios revelaron un nivel alto de ácido úrico, la recomendación es evitar las vísceras y limitar el consumo de carne de res, cordero y cerdo, además de porciones moderadas de pescados como sárdinas, atún y crustáceos.

El alcohol también se relaciona a la gota, por lo tanto, es mejor bajar al mínimo su consumo, de ser posible evitarlo, especialmente de cerveza y destilados.

Recuerda que la clave está en una dieta balanceada, con variedad de alimentos sin centrarte en un grupo o excederte, de esta forma podrás prevenir muchas enfermedades o sus complicaciones. Eso sí, siempre consulta a tu médico si crees que algo no anda bien o deseas hacer un cambio importante en tu alimentación.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *