Salud

Meditación para dummies. Te damos algunos consejos básicos para principiantes

Agencias

Desde que empezamos la cuarentena hace más de un año y comenzamos a sentirnos muy ansiosos y estresados con el encierro, para quienes viven solos por la falta de contacto humano y para las parejas y familias por el exceso de contacto hemos leído y escuchado: ¡ponte a meditar!

Y entonces ahí vamos, nos metemos a YouTube, descargamos aplicaciones, buscamos en Spotify y justo en el momento en que empezamos a escuchar la voz que nos dice que respiremos profundamente y comencemos a imaginar, vienen a la cabeza todos los pendientes.

Pero es que si no lo habías hecho nunca antes, es como aventarse al precipicio, sí, quiero meditar, pero ¿cómo lo hago?

 

¿Qué es meditar?

El diccionario Oxford Languages describe la acción de meditar como pensar y considerar un asunto con atención y detenimiento para estudiarlo, comprenderlo bien, formarse una opinión sobre ello o tomar una decisión o como la acción de orar mentalmente, sobre temas religiosos o trascendentes.

Sin embargo, el concepto de meditar cotidianamente se utiliza de manera vaga o inexacta, por ello las personas se confunden y consideran que solo es cuestión de concentrarse intensamente y darle muchas vueltas a un mismo tema, hasta que por arte de magia, voilá, aparezca una respuesta.

Otras ligan el meditar con la religión y los agnósticos prefieren entonces alejarse de cualquier cosa que se le relacione.

También existe la confusión de que la meditación es parte de las prácticas de sectas y/ o que solo quienes tienen dones supernaturales pueden lograrlo.

Todo es cuestión de técnica

La meditación es una ciencia agnóstica, no está asociada ni en contra de ninguna creencia religiosa, y conlleva un orden que produce resultados comprobables, a los que se puede llegar por diferentes caminos.

Esta técnica permite descansar la mente y llevarla a un estado de conciencia totalmente distinto al normal de vigilia, es decir cuando estamos conscientes; es el medio para comprender todos los niveles de nuestro ser y finalmente experimentar el centro de nuestra conciencia interior.

Y sí, todos tenemos la capacidad de meditar, algunos ya lo tenemos como parte esencial de nuestras vidas, con el fin de calmarnos, relajarnos, tener un mejor rendimiento en el trabajo, mejorar la concentración, la salud, las relaciones interpersonales o para sanar física o emocionalmente.

 

Sin embargo, como todo en la vida, tienes que encontrar el proceso más adecuado para ti, porque no es como producir tasas de té en una manufactura.

¡Sí, es verdad! No existe la forma perfecta ni una fórmula única; aquí aplica aquel dicho de que “todos los caminos llevan a Roma”. Lo importante es encontrar el que a ti te guste más y, por supuesto, te ayude a lograrlo.

 

¿Y cómo empiezo a meditar?

Después de entender qué sí y qué no es la meditación te voy a enseñar lo básico para poder emprender este camino.

 

1. Aprende a no pensar

El concepto de meditar no es ponerte a pensar en algo que no puedes resolver, en algo que perdiste, en algo que anhelas, al contrario, el objetivo final es llegar a NO pensar, aquí viene la parte difícil.

 

2. ¿Cuáles son los mejores espacios para meditar?

Te voy a dar algunas recomendaciones para el momento que decidas comenzar a meditar:

  • Busca un lugar sencillo, tranquilo y despejado, donde nadie te moleste.
  • Siéntate en un cojín o silla, de manera cómoda, con la columna derecha y los ojos cerrados. Spoiler alert, no empieces intentando hacer poses de Yogi profesional, porque te vas a sentir incómodo o frustrado.
  • Para no tener que leer, puedes grabarte con los siguientes pasos y reproducir la grabación.

3. ¿Cómo empiezo la meditación?

  • Primero que nada concéntrate en tu respiración, siente cómo entra y sale el aire de tu cuerpo.
  • Imagina que respiras luz blanca, entra por tu nariz y se va hacia el área de tu corazón o tu frente, elige uno de esos dos puntos y cuando exhales relaja el cuerpo.
  • Después de repetir el punto 3 varias veces, trata de imaginar que solo ves el punto blanco o en tu pecho o en tu frente.
  • No intentes controlar la respiración, hazlo como te salga, entre menos la controles más cómoda se vuelve.
  • Sigue respirando y poniendo atención en tu respiración En este proceso seguramente tendrás otros pensamientos, Por ejemplo, “¿lo estaré haciendo bien?, ¡le tenía que llamar a mi cliente!, ¡se me está durmiendo la nalga!, me duele el cuello” … Esto le pasa a cualquiera, no te preocupes.

 

De hecho esto es parte del proceso, porque en el momento que te acechan tienes que elegir entre reprocharte por distraerte o continuar, concentrado en tu respiración, siguiendo el proceso, sin importar si ladra el perro o grita el vecino. No reacciones a tus pensamientos, simplemente obsérvalos y si reaccionas observa cómo, para que no te distraigas.

Justo para eso es la meditación, meditar te enseña a estar presente en lo que sucede dentro de ti sin reaccionar, esto es lo que hace toda la diferencia en tu vida, esto te libera, calla al inquisidor, en esta libertad te ayuda a conocerte y saber quién eres, experimenta alegría, satisfacción, alivio, relajación interior.

 

Porque precisamente sufren quienes viven pensando en los errores o lo que perdieron en el pasado o los que están concentrados en qué va a pasar, el presente parece ser el gran ausente.

Si practicas continuamente la meditación en tu vida empezarás a reaccionar igual o “no reaccionar” a los factores externos , a dejar el juicio , pase lo que pase afuera de ti , dentro de ti, estarás en paz.

Recuerda no te hace infeliz lo que sucede si no cómo te sientes y reaccionas ante lo que sucede.

 

4. ¿Qué opciones tengo para meditar?

Existen muchos tipos de meditaciones guiadas, puedes encontrar de todo en internet, algunas medio exóticas con ruidos de animales, otras simples, para atraer a tu vida lo que quieres, algunas que te llevarán a niveles muy profundos de conciencia, escoge las que te gusten y no porque la primera te rompa el corazón, significa que todas serán iguales.

La próxima entrega podremos hablar de los tipos de meditaciones, solo recuerda el problema no es que lleguen otros pensamientos a tu mente si no tu reacción a ellos.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *