Avance

Muta la forma de hacer política; campañas en tiempos del covid-19

El desafío es llegar a la ciudadanía en medio de un mar informativo y sin despilfarros, consideran expertos

CIUDAD DE MÉXICO.

“Todos entienden que el covid-19 sí es un peligro. Pero aun así se van de fiesta. Y con ese ánimo social que se mueve rápido, de formas raras e incluso irracionales, va a ser muy difícil comenzar a diseñar las nuevas formas de hacer campaña. Ahora, ¿qué vas a regalar: banderas o cubrebocas?”, pregunta Bárbara Gómez, consultora en comunicación política.

Frente a esta nueva normalidad, la estratega añade la duda de si es posible, desde este terreno, impedir que nos acostumbremos a las muertes por el virus.

Pero los cambios vienen y algunos van más allá de la pandemia. Como el que señala Bárbara Gómez: ahora podremos saber en Facebook cuánto paga un candidato para promoverse. “Y habrá quien, con justicia, reclame: no tengo trabajo y ¡estos se están gastando todo eso!”.

Para Abigail Rizo, coordinadora de asesores en el gobierno de Jalisco, se trata de un tema crucial: “Hacer campañas con dinero público en la cara de la gente, por si nos faltaban retos. Habrá que ser creativos. Y aquellos que caigan en el despilfarro y pretendan seguir haciendo las cosas igual van a quedar atrás”.

Protagonista de una de las estrategias más exitosas en la pandemia, a juzgar por el bajo indicador que esa entidad presenta en el exceso de muertes, la colaboradora del gobernador Enrique Alfaro habla de la responsabilidad que conlleva el dar malas noticias, afrontarlas, reconocer la incertidumbre frente a lo desconocido, sin ocultar las cifras del seguimiento que la autoridad realiza ni darle la espalda a las recomendaciones científicas, tomando lo mejor de las experiencias internacionales y corrigiendo cuando así lo exigen las evidencias.

Yanelis Martínez, jefa del área de inteligencia de la consultoría eu~zên, sostiene que “el nuevo comienzo de los políticos se dará a partir de los resultados de la pandemia y de cómo se comportaron, porque, en su futuro currículum, ningún gobernante podrá deshacerse del rol que jugó ahora”.

Seguidora de las mejores experiencias de comunicación del covid-19, destaca el caso del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo; la alcaldesa de Bogotá, Claudia López Hernández; y las presidentas y primeras ministras, y reivindica el hecho de que “la comunicación gubernamental se convirtió en un instrumento que salvó vidas, por lo que se expresó un fenómeno de mayor credibilidad ante las fuentes oficiales. No tenemos un youtuber de la pandemia”.

Sin embargo, frente a la normalización de la tragedia y el olvido, Yanelis Martínez se pregunta qué tanto la comunicación política puede convertirse en un instrumento de esperanza.

Directora general de eu~zên Consultores, Atziri Alarcón considera que, como en los momentos más difíciles de la contingencia, los gobiernos y los políticos no podrán seguir con la agenda que tenían en marzo ni desatenderse del miedo a la enfermedad, la muerte, la pérdida del trabajo y la incertidumbre que vienen configurando el ánimo social.

“Habrá que hablar de los temas que importan, porque todavía no hemos visto de forma palpable las consecuencias del covid-19 y habrá muchos huecos en las agendas políticas. El reto será cómo sobresalir en un mar de información y de personas que se comunican”.

Fundador y consultor en jefe de eu~zên, autor del exitoso spot de Movimiento Naranja en 2018, Rafael Valenzuela considera que “la pandemia permitió demostrar quién era quién y encueró a los políticos no profesionales. No había forma de esconderse, había que salir, dar la cara. Y hay que decir que la comunicación salvó vidas, pero también causó muertes”.

Marcelo García Almaguer, diputado del Congreso de Puebla, quien durante la contingencia recorrió hospitales y mercados de la entidad, advierte que estos meses transformaron la comunicación política al grado que “las candidaturas en tiempos del covid-19 no podrán ganarse desde el escritorio”.

El aspirante a la presidencia municipal de la capital poblana explica que las redes sociales operan como oficialía de partes cuando se articulan en un movimiento digital, ciudadano, en torno a causas.

Chelo García, diputado sin partido, sentencia: “Para estar vigente en redes, necesitas agenda terrestre, interacción con la ciudadanía en lo digital y en lo presencial.  La gente quiere ver futuro, relevo generacional, representantes que marquen distancia de quienes siempre han ocupado la silla y de fórmulas anquilosadas, como las alianzas, que son igual a tambores de guerra. Y la gente no quiere pleito, quiere soluciones: recuperación de la paz, erradicación de la corrupción y una sociedad mucho más igualitaria”.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button