Salud

¡No sólo son temblores! Esto es lo que debes saber de la enfermedad de Parkinson

Agencias

El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente, después del Alzheimer, en el mundo. Se estima que en México hay una prevalencia de 50 casos nuevos por cada 100 mil habitantes al año y a nivel mundial se calcula que cuatro o cinco millones de personas mayores de 50 años pueden padecer esta enfermedad.

Uno de los problemas de esta enfermedad es el complicado diagnóstico para algunos médicos que no están familiarizados con el Parkinson, puesto que se ha creído por años que este padecimiento sólo les da a personas adultas mayores; sin embargo, se conoce que la enfermedad puede iniciar desde los 40 años.

La doctora Mayela Rodríguez Violante es una neuróloga que ha dedicado gran parte de su vida a tratar a pacientes con esta enfermedad, así como a la investigación del Parkinson. La doctora comenta que en ocasiones este padecimiento puede tener ciertos estereotipos que pueden complicar el diagnóstico.

 

“Tenemos un mal concepto de pensar que la enfermedad de Parkinson es una de la tercera edad y esto no es así, la incidencia va entre 40 y 60 años y a partir de ahí sí la edad tiene un peso fuerte, pero tenemos muchas personas de esta edad que pueden tener enfermedad de Parkinson y hasta más jóvenes. Segunda, siempre que hablamos de Parkinson pensamos en alguien temblando y no todos los pacientes con Parkinson tiemblan, pueden presentar rigidez”, explica.

¿Cuáles son los síntomas del Parkinson?

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson comienzan gradualmente. En ocasiones, pueden ser temblores apenas perceptibles en una sola mano, sin embargo, como lo explicó la doctora la enfermedad también suele causar rigidez o disminución del movimiento.

“Esto a veces es difícil para la persona identificar que tienen rigidez, lo que nos dicen muchas veces es que tienen debilidad, aunque la fuerza  está conservada o que están torpes para estar en movimiento y en otros casos llegan con dolor, dolor en la pierna, a veces son operados por los ortopedistas”, comentó la especialista.

La dopamina, pieza clave en el Parkinson

De acuerdo con la Secretaría de Salud, la enfermedad de Parkinson suele ocurrir cuando las neuronas no producen suficiente dopamina, una sustancia muy importante para el funcionamiento del cerebro.

“Esto se debe a que tenemos una proteína que se llama alfasinucleína y las proteínas se van acomodando y plegando, cuando se acomodan mal ya no transmiten la señal y hacen que las células se mueran, se agregan ahí, se quedan como cicatriz y se mueren, entonces esta proteína se acumula en las zonas donde se produce la dopamina y al estar ahí hace que las neuronas vayan disminuyendo en esa zona que es la sustancia negra, que es la que conocemos del Parkinson y cuando llega a un 80 por ciento de pérdida es cuando empezamos a ver los síntomas”, explicó la especialista.

La neuróloga explica que antes de que todo esto pase, el cerebro intenta mantener todas las funciones, hasta que esto no es posible mantener el equilibrio y es cuando se empiezan a ver los síntomas.

 

¿Cuál es el tratamiento contra Parkinson?

El medicamento Levodopa es el que se utiliza para tratar a pacientes que tienen la enfermedad de Parkinson. Se ocupa en todo el mundo y se ha visto que ha tenido buenos efectos para aliviar los síntomas que provoca este padecimiento.

“Este siempre se acompaña de otra cosa que puede carbidopa o benserazida. La idea principal es la levodopa porque los otros dos que lo acompañan son para que no se destruya el medicamento. La levodopa sola no puede llegar fácilmente al cerebro porque se destruye en el estómago, en el intestino”.

La especialista explica que la absorción en el intestino es muy complicada, ya que a veces se absorbe mucho o poco, ya que nunca llega igual al cerebro debido a que no se tiene otra forma de darla aún, aunque adelantó que en Estados Unidos está saliendo una levodopa inhalada, pero hasta el momento no se sabe cómo funciona.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *