Avance

Pandemia asfixia servicios funerarios

Saturación y retrasos, el panorama en el país

En las principales ciudades los deudos padecen esperas de medio mes para incinerar a un familiar y escasez de fosas o ataúdes; el alza en la demanda de cremaciones alcanza 500%

CIUDAD DE MÉXICO.

Además de la CDMX, 16 de las principales ciudades del país enfrentan saturación y retrasos en los servicios funerarios ante el alza en los decesos por coronavirus.

Hornos encendidos día y noche por el aumento en cremaciones, esperar semanas para incinerar a un familiar e incremento de precios se registran en Nuevo León, Jalisco, Edomex, Veracruz, Querétaro, Hidalgo, Morelos, Guanajuato, Guerrero, Tlaxcala, Coahuila, Baja California, Oaxaca y Puebla, constató Grupo Imagen.

El panteón municipal de Pachuca reporta 500% más demanda de servicios. En Monterrey las funerarias pasaron de dos a 15 cremaciones diarias. En Querétaro hay que esperar medio mes para incinerar a un ser querido. “Estamos colapsados”, dicen empresarios del sector. En Córdoba los deudos tienen que acudir a otros estados para cremar a sus difuntos.

En Cuernavaca, estos servicios están saturados porque reciben cuerpos foráneos.

Las funerarias en Veracruz prevén escasez de ataúdes por la alta demanda y contratan a más personal para cumplir con sus servicios. En Oaxaca, Huamantla y Acapulco, las autoridades están recuperando fosas y abren más.

Si no tienes a que salir, no salgas de tu casa, no te arriesgues a contagiar o a que te contagien”, dice José Santos, cuyos padres murieron con horas de diferencia en León. Tal vez se contagiaron en una fiesta de Año Nuevo.

CREMACIONES, UN CALVARIO EN LOS ESTADOS

SERVICIOS FUNERARIOS CRECIERON HASTA 500% EN PACHUCA

Los servicios funerarios del panteón municipal, que incluyen la cremación de cuerpos, aumentaron hasta 500% respecto del año anterior, previo al inicio de la pandemia.

La capital hidalguense registra un promedio de 250 casos nuevos de covid-19.

Tenemos mucho trabajo en cremación, el horno que tenemos en el panteón está trabajando ahorita con cinco cremaciones al día. Antes de la pandemia, antes de que todo esto empezara, hacíamos una, dos cremaciones exageradamente, al día. Ahorita estamos haciendo cinco cremaciones diarias”, indicó Vanessa Reyes, secretaria de Servicios Municipales de Pachuca.

SE PROGRAMAN

Las funerarias han tenido que programar el recibimiento de cuerpos para incinerarlos o brindarles un espacio dentro del panteón. Además, los deudos se enfrentan a un incremento en los precios, debido a que los dueños de funerarias han comprado diversos materiales de protección para sus trabajadores, ante el riesgo de contagio. El costo de una incineración de una víctima de covid-19 oscila entre los 15 y 20 mil pesos.

En Monterrey, Nuevo León, las autoridades de Salud estatales han descartado una saturación en los crematorios, pero empleados de las funerarias afirman que su trabajo ha crecido exponencialmente.

Un trabajador de la empresa Protecto Deco, quien prefirió omitir su nombre, indicó que si antes recibían dos o tres cuerpos para cremación ahora la cifra subió a 10 o 15, diariamente.

Tenemos que colocar los cuerpos en lista de espera porque se van incinerando, así como van llegando y el proceso se tarda”, comentó el hombre, de 40 años. Agregó que el crematorio está encendido todo el día y la noche.

En dicha empresa, un servicio de cremación ronda los 14 mil pesos.

La misma situación se presenta en las capillas Benito M. Flores, donde también se les ha multiplicado el trabajo. De dos cuerpos que recibían antes, ahora creman unos nueve al día.

-Brenda Salas / Corresponsal

 

El servicio del panteón municipal, que incluye la cremación de cuerpos, aumentó hasta 500% respecto del año anterior. Foto: Emmanuel Rincón

 

EN MORELOS ESTÁN AL BORDE DEL COLAPSO

Los servicios funerarios en Morelos están a punto de colapsar debido al incremento de muertes por covid-19, en total se estima que los funerales aumentaron en 500%, al pasar de uno o dos por día a 10 o más.

También, funerarias de otros estados han tenido que traer cadáveres a cremar, porque en el Edomex, la CDMX y Puebla, los hornos de cremación están saturados y han tenido que traerlos a Morelos.

Gildardo Viveros Abarca, de la Funeraria Luma y Flores, explicó: “Aquí, en Morelos, yo creo que estamos llegando a un límite, estamos muy saturados, ya no nos estamos dando abasto”.

Detalló que, para los casos de coronavirus, la recomendación que se les hace a los familiares, es cremar los cuerpos, pero también porque en los panteones ya no hay espacios disponibles o debido a la pandemia los trabajadores han disminuido.

Viveros añadió que “del Estado de México y Puebla, nos ha tocado a compañeros funerarios recibirlos en los crematorios, ya que en esas entidades ya no los están recibiendo, porque están saturados”. Luego de ser testigo de la muerte de muchas personas por covid-19, su percepción de esta enfermedad cambió y ahora se cuida para seguir trabajando y también para no contagiar a su familia.

Yo era de las personas que decía no existe, esto es un invento, pero hasta que le pasa a un familiar cercano es cuando se entiende”, dijo Gildardo.

-Pedro Tonantzin / Corresponsal

 

 

HUAMANTLA, TLAX.

LOS SEPULTAN TAMBIÉN EN LOS PASILLOS DE PANTEONES

En el estado no hay retraso en la entrega de cuerpos de personas que fallecieron por covid-19 a sus familiares, el problema es que no existe la cultura de la cremación y en algunos panteones ya están saturados e incluso, en panteones como el de municipio de Huamantla, los pasillos ya se han ocupado para  sepultar a más gente.

En otras comunidades, como San Mateo Ayecac,  en el municipio de Tepetitla, la autoridad ha tenido que improvisar nuevos cementerios. Sin embargo, esto podría representar un foco de infección para la misma comunidad, quienes denunciaron que del panteón se despiden olores fétidos y que la mayoría de personas que han sido sepultadas en los últimos meses son personas que  fallecieron por covid-19.

Lo cierto es que en los panteones de todo el estado se ha registrado un aumento en el número de tumbas, lo que reduce el espacio.

-Miriam Bueno / Corresponsal

 

ACAPULCO SE ANTICIPÓ Y CAVÓ 300 FOSAS

A pesar de que en Guerrero se está incrementando el número de contagios por covid-19 y este puerto es la ciudad que más casos reporta, la demanda en los panteones es relativamente normal y los crematorios no reportan saturación.

El ayuntamiento de Acapulco abrió a mediados de 2020, en el panteón del Palmar, 300 fosas para sepultar a las personas de escasos recursos que murieron por covid-19, el lote se entrega de manera gratuita  y, ya  se ocuparon 297 fosas, sólo quedan tres libres y se está abriendo espacio para otras 150 fosas más.

De acuerdo con los dueños de funerarias, lo peor fue en diciembre, donde hubo mucho trabajo, “en este mes la situación ya está más tranquila”, afirman los encargados de las funerarias.

Aseguran que en los panteones la situación está más tranquila en este mes. En Acapulco hay dos hornos crematorios y los dos se encuentran trabajando de manera normal.

-Rolando Aguilar / Corresponsal

 

QUERÉTARO

LA ESPRERA ES DE 15 DÍAS PARA CREMARLOS

En esta capital hay esperas de hasta 15 días para cremar a personas fallecidas por la pandemia.

La familia de Alan Ramírez perdió dos integrantes. Uno esta semana y otro hace cuatro meses. El proceso burocrático y de cremación ha sido contrastante, pues mientras el primer caso se resolvió en menos de un día, para el segundo esperarán medio mes.

La crisis por covid-19 en Querétaro llega a tal punto que la saturación en los servicios funerarios exige una espera de hasta diez días para las familias que sufrieron la muerte de algún ser querido a causa de covid-19, e incluso para aquellos que han muerto por alguna otra causa.

El abuelo de Alan falleció el pasado lunes. No fue por coronavirus y aunque su familiar contaba con un seguro funerario, los velorios y otras ceremonias post mortem están limitadas en el estado a diez personas, por lo que optaron por la cremación. Sin embargo, el servicio se efectuará entre el 1 y 3 de febrero, de acuerdo con la funeraria.

Los trámites funerarios también son otra complicación derivada del alza en muertes y contagios en la entidad. A la familia de Alan el acta de defunción les será entregada junto con las cenizas, al igual que el resto de documentos.

Esto contrasta con la situación que vivieron hace cuatro meses, cuando falleció otro abuelo de Alan: el tratamiento de sus restos, así como el tema burocrático fue resuelto el mismo día.

Para los empresarios dedicados a los servicios funerarios, el alza en decesos dentro del estado es algo histórico Rafael González, dueño de la funeraria El Edén, no oculta su asombro e impacto al señalar la situación que mantiene asolado al estado está “fuera de control”. “Todas las funerarias estamos colapsadas. Inclusive los crematorios que hay aquí en Querétaro están colapsados, no tienen espacio para recibir tanto cuerpo que está saliendo de diferentes instituciones”, afirmó.

Indica que, en promedio, atiende al día entre seis o siete servicios; sin embargo, al ser un negocio pequeño, prefiere no especular el número de clientes que una empresa grande del mismo rubro, requieren atención.

Ante dicho panorama, las autoridades en el estado optaron por liberar la inhumación de cuerpos, con la intención que el lapso de espera sea más breve y la capacidad de atención pueda regularizarse.

Ricardo Sánchez / Corresponsal

 

Debido a la saturación en los servicios funerarios en Querétaro, los deudos tienen que esperar hasta 10 días para ser atendidos. Foto: Ricardo Sánchez

 

CREMATORIOS AL LÍMITE EN LEÓN

Don José Santos carga la urna donde se depositaron las cenizas de su padre. Su sobrino Cristian hace lo propio con la urna donde está su madre.

Ambos murieron de coronavirus el pasado martes.

La funeraria que contrataron apenas les entregó las cenizas de sus seres queridos la tarde del viernes. La saturación en los crematorios es ya una realidad en de León.

Ahorita nos tardaron tres días, lamentablemente por esta situación, por la enfermedad, por la pandemia y por esta situación hay saturación”, dijo Cristian Duarte.

Don José Santos tuvo que ver partir a sus padres al mismo tiempo: el señor falleció el martes y su madre en las primeras horas del miércoles.

Se contagiaron, posiblemente, durante la fiesta de Año Nuevo y en todo este tiempo lucharon por su vida tratando de recuperarse en casa, ya que no fueron recibidos en ningún hospital de la ciudad.

No había atención (médica), se les estuvo dando tratamiento en casa, ya que no había lugar en donde hospitalizarlos”, señaló José Santos Carranco Ponce.

Además de la saturación de hospitales en Guanajuato, los familiares de los pacientes que no libraron la batalla contra el virus tienen que lidiar con la sobredemanda en los crematorios de la ciudad.

Los tiempos de espera se han incrementado y las funerarias tardan más en entregar las cenizas.

Con esta pandemia, si a nosotros nos pedían un servicio de cremación, al día siguiente le podían entregar las cenizas, pero ahorita tenemos que esperar hasta dos, tres días para poder cremar los cuerpos”, indicó Dolores de la Garma, representante de una agencia funeraria de la ciudad.

Los cuerpos tienen que esperar en una bodega de cada uno de los ocho crematorios que hay en la ciudad.

Cada cuerpo se dispone en una caja de cartón, envuelto en una bolsa de plástico negra, especial para estos casos. “Se juntan cuerpos porque tienen un proceso; la cremación dura tres horas.

– Luis Negrete / Corresponsal

Don José Santos y su sobrino Cristian cargan las cenizas de sus familiares, quienes murieron por covid-19 con pocos días de diferencia. Foto: Luis Negrete

 

DEMANDA FUNERARIA CRECE EN COAHUILA

En algunas funerarias de Coahuila, el servicio de cremación se ha incrementado hasta en 300% y de esta cifra 200% corresponde a defunciones por el virus SARS-CoV-2, mientras que en otras el proceso es de cuatro días.

Augusto Cárdenas de la Fuente, propietario de Funerales Ramos Capillas San Ángel en Saltillo, Coahuila, puntualizo que los meses álgidos de lista de espera fueron noviembre y diciembre pasados,  por lo que ahora se están regularizando.

Mientras que en diciembre del año pasado y enero de 2021, el número de decesos se incrementó.

Llegamos a una máxima de defunciones de lo que va de todo el año en diciembre y enero, lamentablemente han aumentado los fallecimientos por el virus”.

Sostuvo que en lo que va de enero se tuvo un incremento en los servicios de tres veces más lo que equivale a más de 300% en cremaciones e inhumaciones directas.

Recordó que el decreto que manejó la Secretaría de Salud de Coahuila, en marzo del año pasado, era que se podía inhumar o cremar el cuerpo de una persona con covid-19; sin embargo, la gente opta por la cremación, porque en los panteones se aglomera la gente y es ahí donde se da la contaminación del virus.

Me ha tocado ver en otros crematorios, en otras funerarias, al ver las dimensiones que tienen, funerarias muy fuertes, muy grandes en Saltillo que tienen hasta 40 o 50 cremaciones en un día”.

Cárdenas de la Fuente, sostuvo que para evitar la lista de espera cuentan con un proveedor directo de cremación, exclusivo de Saltillo, para agilizar el servicio.

-Alma Gudiño / Corresponsal

 

Los coahuilenses han optado por  cremar a sus muertos por covid. Foto: Alma Gudiño

 

 

VERACRUZ

SECTOR TEME REPUNTE EN FEBRERO Y MARZO

El sector funerario en este puerto espera que en los meses de febrero y marzo se dé un repunte, que podría superar la parte más difícil de la pandemia que se presentó en julio del año pasado.

Sabemos que febrero y marzo será, creo que la segunda, la autoridad le llama repunte, y nosotros le llamamos rebrote. Ya nos alertaron los proveedores de ataúdes que vienen de Morelos, Jalisco, Aguascalientes y del Estado de México que es mucha madera MDF. Nos mandaron memorándum de que empiezan los retrasos para enviarnos ataúdes hacia estados como Veracruz, Puebla y Tamaulipas, ya que hay mucha demanda en la zona centro del país”, explicó Flavio Jesús Gutiérrez, socio de Funerarias y Cremaciones Hernández, en Orizaba.

En el puerto, uno de los crematorios más antiguos y de mayor capacidad se está preparando para poder recibir una cantidad mayor de fallecidos por covid-19.

Sí, es necesario que trabajemos horas extras ya se ha hablado con el personal para que se prepare, tanto operativo como administrativo. De hecho, se están haciendo contrataciones para tener las listas en caso de que se requiera reaccionar con mayor inmediatez. Nosotros vamos a hacer un mejor esfuerzo para tratar de contener la pandemia”, dijo Alfredo Sánchez, apoderado legal de Crematorio La Luz, en Veracruz.

Las últimas semanas ha sido evidente el aumento en los fallecidos por covid-19, lo que se refleja en la solicitud de servicios funerarios.

Los hornos son suficientes para la demanda, sí ha habido un incremento. Hace unas semanas había cinco personas que fallecían por covid-19 y ahora están falleciendo, de manera semanal, alrededor de 15 a 20. Esos servicios son los que está dando el crematorio La Luz”, indicó .

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *