Salud

Por qué despertamos con lagañas en los ojos si no es infección, ¿deberías preocuparte?

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido lagañas, esa combinación de mucosidad, aceites y otros desechos que se acumulan en los ojos mientras dormimos y, aunque algunas veces podría revelar una conjuntivitis, lo cierto, es que no es la única razón, ¿por qué despertamos con lagañas en los ojos si no tenemos una infección?

 

¿Qué son las lagañas?

 

Las lagañas, pitañas, pitarras chinguiñas, como también se le conocen, son una combinación de mucosidad, aceites, células de la piel y lágrimas secas que se acumulan en las esquinas de los ojos mientras dormimos, describe la American Academy of Ophthalmology. 

Nuestros párpados tienen unas glándulas llamadas meibomio y cada vez que parpadeamos estas lubrican los ojos para evitar que se endurezcan. Cuando dormimos no parpadeamos, por ello, la secreción de moco se queda en los ángulos de los ojos y se forman las lagañas, las cuales, pueden ser húmedas, secas e incluso costrosas, ¿ de qué depende? De la cantidad de líquido que contenga la secreción evaporada.

 

¿Por qué despertamos con lagañas si no tenemos infección?

Aunque la aparición de las lagañas es normal, existen algunas causas a las que deberíamos prestarle más atención, en especial, si estas van acompañadas de síntomas como un color diferente de secreción, visión borrosa o sensación de “picazón” en los ojos, ya que podría tratarse de una infección que de no ser atendida a tiempo podría causar ceguera, en esta nota te explico a detalle.

Síndrome de ojo seco: cuando los ojos no producen la suficiente cantidad de lágrimas puede provocar una alteración en las glándulas de meibomio y a su vez la producción de lagañas.

Úlcera corneal: es una lesión o infección ocular que puede ser grave si no es tratada a tiempo, al hacerse más profunda, la producción de lagañas es uno de los principales síntomas, pero también el dolor, rojez en los ojos, fotofobia (molestia a la luz) o la sensación de una “basurita” en los ojos.

 

Conjuntivitis: cuando se presentan las lagañas, es común asociarla con una infección como la conjuntivitis, la cual, produce enrojecimiento, sensación de arenilla, picor en los ojos y está acompañada de secreción blanca, amarillenta o verde que tiende a depositarse bajo la línea de las pestañas mientras dormimos, mientras más grave sea la infección, podría “sellar” los ojos de manera temporal.

Orzuelo: si tienes un orzuelo, es común que se presentan las lagañas, pues al obstruirse la glándula de meibomio causa una alteración en la mucosidad ocular.

Blefaritis: una inflamación que se presenta en los folículos capilares de las pestañas cerca de donde se encuentran las glándulas de Meibomio. La blefaritis puede causar secreciones formando costras o pus en los ojos.

 

Si la aparición de tus lagañas se deben a una infección, te recomiendo que evites usar lentes de contacto para reducir la aparición de mucosidad, no maquilles tus ojos, lava tus manos frecuentemente y evita frotar los ojos para no esparcir las secreciones.

Lo más recomendable es que acudas con un oftalmólogo para que determine un tratamiento adecuado como el uso de gotas oftálmicas antibióticas o el uso de ungüentos.

Ahora que ya sabes por qué despertamos con lagañas, revisa si tu caso entra en una infección o no hay de qué preocuparse, ¡cuida tu vista! No sabes todo lo que hace por ti.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button