Salud

¿Puede la depresión afectar tu fertilidad sin darte cuenta?

Agencias

Hay mujeres que casi siempre han sentido el deseo de ser madres. Un proceso para el que el cuerpo está preparado, pero hay factores que lo pueden complicar como es el caso de la depresión. Una enfermedad que va más allá de la tristeza y las falta de fuerzas para hacer las cosas, pero, ¿cómo afecta la fertilidad de una mujer?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud,  la depresión afecta a aproximadamente 300 millones de personas en todo el mundo, por lo que es un problema importante de Salud Pública. De acuerdo al INEGI en México el 9.2% de la población ha sufrido depresión, presentándose con una mayor incidencia y prevalencia en la población femenino, con un 64% del total de los casos de depresión. 

Se estima que cuando tenemos problemas de fertilidad asociados la incidencia de depresión aumenta hasta un 25%. 

 

La infertilidad se asocia de manera importante a la presencia de depresión, sin embargo no se tiene evidencia de que la depresión sea la causante de no conseguir el embarazo.

Los tratamientos de fertilidad son cada vez más comunes en la sociedad mexicana. Retrasamos el momento en el que queremos ser madres y cómo bien sabemos a medida que pasa el tiempo se vuelve más complicado lograrlo o sin ir más lejos nos enteramos que somos infértiles o tenemos algún problema que lo dificulte.

 

¿Por qué a mi? Es la primera pregunta que suelen hacerse las mujeres que desean ser madres, después de “mucho tiempo” intentandolo. Es un momento muy duro y estresante, sobre todo si es el sueño que vienen teniendo desde niña.

Pasamos siempre buscando el “mejor momento” pero resulta que no existe mejor momento y en la medida que los años pasan todo resulta más complicado. Aquí entra en vigor la etapa que deriva el cuadro de estrés emocional, ansiedad, depresión e incluso hasta nos baja el autoestima.

 

 

Maldito test de embarazo que no nos da positivo, maldita regla que cada mes me recuerda que por alguna razón no puedo tener a mi tan ansiado bebé…La ansiedad y la depresión comienza a ser cada vez mayor, junto con la presión social la expectativa crece y el hecho de que no fluya afecta el estado de la mujer en todo su ser.

 

La depresión y la ansiedad son temas muy recurrente en las parejas cuando quieren ser padres y el deseo no se concreta. El hecho de no quedar embarazada, causa un estrés emocional muy grande, ansiedad y en casos de depresión, lo cual hace que exista una relación entre el estado emocional y la fertilidad. El estrés disminuye la capacidad reproductiva tanto en la mujer como en el hombre”, revela el  Doctor Eligio Islas, de Eligen Fertility Center.

 

El sufrir de ansiedad puede producir cambios en el ciclo menstrual lo que trae con ello, en ocasiones, problemas en la ovulación, lo que puede influir directamente en la capacidad de obtener una gestación. Se entra en un círculo vicioso que altera los ritmos del ciclo menstrual y la ovulación, lo que retrasa el inicio de la gestación.

Cada pareja es un mundo diferente y si el embarazo se retrasa es muy importante analizar el caso específico, ya que las circunstancias individuales de cada pareja condicionarán a la hora de orientar a nuestros pacientes, señala el Doctor Eligio.

 

Como primera regla, en el caso de que no haya ninguna circunstancia especial y la edad de la mujer no sea un condicionante, debemos tranquilizar a la pareja dirigir a terapia. En los casos en los que pueda haber algún problema ya identificado o influya la edad, lo mejor es que la pareja se ponga en manos de un especialista en reproducción asistida.

Siempre es necesario buscar apoyo profesional cuando tenemos dudas e incertidumbre. Los especialistas están para apoyarnos.Te invitamos a visitar www.eligen.mx para más información sobre el tema.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *