Avance

Se cuelgan de lucha feminista en la UNAM; grupos de hombres se han mezclado

Las exigencias de las colectivas se han empañado por las agresiones de algunos varones con el rostro cubierto

CIUDAD DE MÉXICO.

La demanda de las colectivas feministas en la UNAM para acabar con la violencia de género y el acoso sexual que desde hace más de tres meses mantiene una espiral ascendente es capitalizada por intereses de distintos comités, colectivos, organizaciones sociales y hasta partidos políticos, que desde hace años se mueven dentro de la comunidad estudiantil de la máxima casa de estudios.

Entre los grupos de mujeres que iniciaron el movimiento en la universidad han aparecido hombres que a golpes, jaloneos, petardos y amenazas de bombas están causando inestabilidad y contravienen el objetivo feminista de acabar con el patriarcado y el machismo histórico.

“Aunque sea homosexual macho se queda”; “Aunque se diga libertario, macho se queda”; “No hay hombres feministas”, se lee en las ventanas de la Facultad de Filosofía y Letras, tomada por la colectiva Mujeres Organizadas que enarbolan una irreprochable lucha por seguridad, respeto y fin del acoso y la violencia.

La organización UNAM Social convocó a la comunidad universitaria a un paro indefinido de labores en todos los planteles de la universidad y una jornada nacional de lucha contra la violencia y la inseguridad a partir de mañana martes y hasta el viernes 7 de febrero. Además, planea una marcha del Ángel de la Independencia al Zócalo de la Ciudad de México el miércoles 5 y una asamblea interuniversitaria.

El movimiento feminista en la UNAM, que mantiene en paro a nueve escuelas: dos facultades, Filosofía y Letras, Ciencias Políticas y Sociales; las escuelas preparatorias, 1, Gabino Barreda; 2 Erasmo Castellano Quintos; 3 Justo Sierra; 6 Antonio Caso;  8, Miguel E. Schulz, y 9 Pedro Alba (con la realización de clases extramuros); y el Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Azcapotzalco y que mantuvo en paro a la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, a la escuela Preparatoria 7, Ezequiel A. Chávez, ha dejado también un saldo de 366 acciones como resultado del funcionamiento del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM: 108 alumnos suspendidos o expulsados; 159 académicos sancionados: 48 amonestados, 65 suspendidos y 46 corridos, y 99 trabajadores responsabilizados, 23 amonestados, 48 suspendidos y 28 despedidos, según se lee en carteles pegados en distintas partes del campus universitario.

SUBE SU DEMANDA

Las instancias negociadoras por parte de la universidad han tenido dificultades para llegar a acuerdos con las colectivas, ya que sus líderes no son siempre las mismas y modifican sus demandas.

De hecho, las colectivas han subido la demanda. Ahora quieren que la denuncia anónima, incluso las de los tendederos, sea suficiente para responsabilizar al señalado, ya sea funcionario, alumno o académico.

Este movimiento comenzó en la Facultad de Estudios Superiores (FES) de Cuauti-
tlán. A finales de octubre de 2019, en pleno proceso
de selección para saber  quién sería el rector para los siguientes cuatro años.

Los alumnos de la FES Cuautitlán acusaron que maestros de esa escuela acosaban sexualmente a alumnas.

Después siguió la Facultad de Filosofía y Letras. Esta escuela está convertida en el epicentro del movimiento. Es ahí donde se pueden leer las manifestaciones de mayor rabia: “Violenta, antes que muerta”; “Mata a tu violador”; “Dentro de todo guerrillero hay un macho opresor”; “El único hombre útil es el que no estorba”, y para rematar: “Ya que provocamos la hoguera, que arda lo que tenga que arder”.

Desde el 4 de noviembre de 2019 esta escuela se mantiene en paro. Mañana martes se cumplirán tres meses de este paro indefinido de labores. Este paro se registró cinco días después de que el rector Enrique Graue fue
reelecto, hasta llegar ahora a 9 escuelas en paro.

Fue en el contexto de la marcha de protesta de la FES y el inicio del paro de Filosofía que aparecieron los primeros hombres que aprovecharon la rabia de las universitarias para crear violencia e inestabilidad.

El 14 de noviembre de 2019, después de una marcha pacífica que culminó en la explanada de la Rectoría un grupo de hombres con el rostro cubierto, armados con varillas, picos y explosivos arremetieron contra la fachada del edificio de la Rectoría: rompieron vidrios, pintarrajearon las paredes e incendiaron la librería Henrique González Casanova. El mural de David Alfaro Siqueiros también fue dañado. Arriaron la bandera nacional y le prendieron fuego.

Por las pintas que dejaron en paredes y vidrios de la Rectoría, los grupos que desataron la violencia en noviembre son los colectivos de anarquistas. Su tendencia es de supuesta izquierda. Son partidarios del autogobierno libertario, autogestivo e internacionalista.

DISTINTOS GRUPOS

En la UNAM se mueven distintos grupos de anarco-punks. Algunos de ellos son la Juventud Antiautoritaria de México, Unión Punk Libertaria, Colectivo Rival y la Coordinadora de Redes Colectivos e Individuos Libertarias y la Coordinadora Libertaria Anarco Punk, que, según testimonios, en torno a ésta convergen otros colectivos y es la que lleva la voz cantante en los actos masivos.

Los anarquistas no son los únicos que buscan hegemonía en el campus universitario. Hay comités estudiantiles en distintas facultades y escuelas, de distintos cortes ideológicos, unos moderados y otros radicales. Pero todos con algún poder de convocatoria. Y generalmente en contra de la autoridad.

Entre ellos están el CGH del Ho Chi Minh; Partido Obrero Socialista; Manantial; Comité Estudiantil Universitario; Unión Juventud Revolucionaria de México; Rebeldía; Fracción del Frente Zapatista de Liberación Nacional; Conciencia y Libertad; Comité Estudiantil Metropolitano; Frente de Lucha Estudiantil Julio Antonio Mella; Unión de la Juventud Revolucionaria de México; Camilo Cienfuegos; Che Guevara; Comité Estudiantil Universitario; Fracción de la Corriente lucha del CGH; Praxis; Videoludoteca Víctor Jara; Cafetera Popular; Ocupación Che Guevara; La Tiendita, conocida también como Cachumbambe, apodo como se conocía a Rafael Sebastián Guillén Vicente, identificado como el subcomandante Marcos por el gobierno federal en 1994.

Universitarios consultados en el campus sobre el fenómeno que se está viviendo a través del movimiento feminista, consideraron que no son necesariamente los colectivos o comités estudiantiles, de cualquier signo los que están agitando las aguas en la UNAM.

Dijeron que dentro de la universidad hay integrantes de organizaciones como el Frente Popular Francisco Villa, pero también simpatizantes del PRI y Morena, principalmente, que tratan de conducir las luchas universitarias, ahora en particular la del rechazo a la violencia de género y el acoso sexual.

DICEN QUE AYUDAN

Según testimonios, una de las formas en que grupos de hombres empiezan a colgarse del movimiento feminista es “ayudando” a hacer tareas que, en este caso, las mujeres ya han hecho por semanas, como cuidar puertas, cocinas, limpiar las instalaciones y, así, poco a poco se van quedando dentro.

Como prueba de ello están las decenas de fotografías que se han publicado en los medios donde hombres con el rostro cubierto defienden las puertas cerradas de los planteles tomados por las paristas.

La más reciente aparición de un grupo de hombres en el contexto de la demanda de las mujeres se registró el viernes pasado en la preparatoria 8. En un video tomaoa por una docente de esa escuela, muestra cómo un grupo de hombres jóvenes, entre ellos un exalumno, tomó las instalaciones.

Una profesora que lleva 25 años dando clases en la prepa 8 contó que “la escuela iba a ser tomada el viernes en la mañana, pero el director, arquitecto Ángel Huitrón, lo impidió. Incluso al mediodía del viernes hubo una asamblea en el auditorio de la prepa. Y acordaron alumnos, profesores, directivos y el colectivo Flores Tristán, que está integrado básicamente por ultrafeministas. Aproximadamente a las 17:00 horas un grupo de 15 encapuchados, entre hombres y mujeres, cerraron las puertas del plantel, pero continuaron las clases con alumnos y profesores que ya se encontraban dentro. Pero el enfrentamiento del video ya se dio en la noche”.

Otro hombre se convirtió en protagonista el 29 de enero en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón. El grupo Violetas Aragón denunció a “un hombre llamado René Téllez Valverde”, quien amenazó con hacer estallar una bomba. Fue expulsado de la UNAM.

Continúan con extra- muros

Después de que alumnos de sexto grado del plantel 9 Pedro de Alba de la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) de la UNAM retomaron sus actividades académicas en la sede del Colegio Latinoamericano de México, ahora las autoridades universitarias se preparan para recibir a los siguientes niveles de dicho plantel educativo.

Para mañana se sumarán a las clases extramuros los alumnos del cuarto año de la preparatoria.

En tanto, el miércoles 5 de febrero se incorporarán los estudiantes que cursan el quinto año.

Las clases se impartirán de lunes a viernes, en horario vespertino y únicamente los sábados serán por la mañana.

La escuela compartió en su perfil de Facebook los horarios en los que deberán ingresar los alumnos para consultarlos.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *