Avance

Si AMLO se abre, escucha y trabaja con todos puede terminar con la violencia y hacer historia: Sicilia

El poeta y activista Javier Sicilia Zardain realizará este mes de enero una caminata rumbo a Palacio Nacional con el objetivo de sentarse a la mesa con el Presidente Andrés Manuel López Obrador y plantearle un cambio de estrategia en materia de seguridad. Considera que si el tabasqueño y su Gabinete por primera vez guardan silencio y escuchan el clamor de la ciudadanía, se puede revertir la ola de violencia en México, que de enero a noviembre de 2019, dejó 31 mil 688 homicidios dolosos.

“Creemos que lo que está haciendo (el Presidente) está conduciendo al país a un mayor infierno. Creemos que si se abre, escucha y trabaja con todos y llama a la unidad, es posible enderezar el camino y hacer la historia como él lo dijo en campaña; de lo contrario yo creo que el infierno que se va a desatar será mucho más hondo y profundo del que se está viviendo”, asegura el activista de 63 años en entrevista telefónica con SinEmbargo.


El fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad ha sido un activista que desde el sexenio de Felipe Calderón, cuando su hijo fue asesinado (2011) en manos del crimen organizado, ha cuestionado la actuación de los gobiernos en materia de seguridad. En el primer año de López Obrador le envió tres cartas abiertas en las que le insistió en un cambio de paradigma para frenar la violencia.

La marcha convocada para este enero que realizará el poeta Javier Sicilia junto con otros activistas como Julián LeBarón, tiene dos objetivos: el primero es invitar a la ciudadanía a salir a la calle y exigirle a los gobiernos, tanto federal como estatales, un alto a la inseguridad; el segundo es construir en conjunto una política de Estado.

 

“Con esta caminata hacemos una apuesta para que el Presidente y su gente puedan guardar un poco de silencio y empezar a escuchar, y a partir de ahí construir algo, porque sin paz y sin justicia nunca habrá seguridad”, dice Sicilia.

En noviembre pasado, Javier Sicilia y el sacerdote Alejandro Solalinde, ambos luchadores sociales, tuvieron una diferencia por las críticas del escritor a la estrategia de seguridad federal.

Sicilia cuestiona al Gobierno de López Obrador por “manipular” a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y dejar con “recursos mínimos” a la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas; también se ha pronunciado en contra de la Guardia Nacional.

En tanto que Solalinde, reconocido por su albergue para migrantes y su oposición a los presidentes anteriores, apoya la labor del tabasqueño y justifica que la tardanza de resultados en seguridad es por “el desastre que heredaron” de administraciones pasadas.

 

Sobre sus críticas hacia el Gobierno de López Obrador, Javier Sicilia aclara que no es enemigo del Presidente, al contrario. Está convencido de la función de los ciudadanos es vigilar que las autoridades cumplan con su deber. “No se le va a dar a ninguna autoridad un cheque en blanco, donde hay errores el deber de un ciudadano es señalarlo”.

Sicilia adelanta que en la caminata de este enero plantearán al Presidente el tema de la verdad: “Que se descubra a quienes hicieron este horror (en México). El caso de Genaro García Luna es un tema que ahí se quedó y nadie está investigando los nexos de quiénes son los responsables, tanto de la Presidencia de la República de ese tiempo como de los empresarios y gobernadores. Ojalá y el Presidente escuche, que tenga la apertura porque nadie es su enemigo”.

–Las cifras arrojan que este 2019 terminará como el año más violento en México. El Gobierno dice que es herencia de los anteriores, que le den tiempo y la estrategia dará resultados. ¿Considera que el tema es cuestión de tiempo o de un cambio de estrategia?

 

–No hay una estrategia de seguridad porque lo que ha manifestado a lo largo de este tiempo es una ausencia de ella, simplemente tenemos la Guardia Nacional y unos programas sociales sociales para jóvenes. Por el otro lado tenemos unas instituciones que están abandonadas y que son muy importantes para la construcción de la paz y la verdad, sin la cual no va a haber nunca seguridad.

Tenemos una Comisión de Atención a Víctimas que no funciona correctamente, que revictimiza a las víctimas, tenemos una Comisión de Búsqueda que ha reducido la búsqueda a las fosas y ha dejado de lado el tema de los campos de esclavitud, la trata de personas, además tiene solamente a 43 personas atendiendo solo el problema de fosas que es inmenso.

Yo no veo por ningún lado una estrategia y la consecuencia es esto, los muertos de este último año no son herencia del pasado, es la ausencia de una política de Estado correcta.

–Alfonso Durazo, titular de la SSPC, fue muy cuestionado en el primer año de López Obrador. ¿Qué piensa de que el Presidente insista con dejarlo en el cargo, pese a los resultados en materia de seguridad?

–El problema no está en Durazo,sino en una ausencia de estrategia de seguridad, en una política de Estado correcta. El tema va más a fondo, no sólo se necesita tener una Guardia Nacional y unos programas sociales.

 

El 14 de septiembre de 2018 nos sentamos con el Presidente públicamente en el Centro Cultural Tlatelolco y les pusimos la agenda de la justicia transicional, que de alguna manera está ligada con el tema de la seguridad. La justicia transicional es un mecanismo, como una Comisión de la Verdad no solo para Ayotzinapa sino para el país entero, con apoyo internacional porque el Estado está rebasado por el crimen organizado y necesitamos de la comunidad internacional.

Si el crimen organizado está cometiendo tanta violencia es porque hay elementos relacionados con el crimen que están dentro de las instituciones, de los partidos y de las empresas trabajando para la criminalidad. Si no iluminamos eso a la luz de la verdad y nos dejamos de tonterías como las que pretende el Presidente de que no se juzgue el pasado, si no llevamos esa justicia del pasado que está en el presente, difícilmente cualquier tipo de estrategia en seguridad va a dar resultados y vamos a seguir acumulando horror.

Yo me voy a poner a caminar, como se lo dije al Presidente, este enero, y vamos justamente a preguntarle y ponerle de nuevo la agenda de justicia transicional con la que se comprometió y que le dio la espalda. Vamos a ver si está en la tesitura de verdaderamente tejer una política de Estado y de llamar a la unidad nacional.

 

–¿Qué día de enero harán la caminata?

–Aún no tenemos fecha, pero iremos a Palacio Nacional. Esto tiene que ver con todo un tejido, es decir, seguridad tiene cuatro rostros que tiene que estar presentes en una política de Estado correcta.

–¿Qué se puede hacer desde la ciudadanía para presionar a un Gobierno que no tiene un contrapeso en los partidos políticos?

–Nosotros los invitamos a salir a la calle, a caminar, que salgan en los estados a reclamar lo mismo a sus gobernadores para que se construya en conjunto esta política de Estado. Ojalá de ahí se deriven contrapesos de figuras morales y surjan proyectos importantes que empuje la sociedad civil.

–¿Cree que AMLO escuche este llamado?

–Es la apuesta que hacemos con esta caminata. No somos enemigos del Presidente, todo lo contrario, pero creemos que lo que está haciendo está conduciendo al país a un mayor infierno. Creemos que si se abre, escucha y trabaja con todos y llama a la unidad, es posible enderezar el camino y hacer la historia como él lo dijo en campaña, de lo contrario yo creo que el infierno que se va a desatar será mucho más hondo y profundo del que se está viviendo.

Es una apuesta a que el Presidente y su gente puedan guardar un poco de silencio y empezar a escuchar, y a partir de ahí construir algo, porque sin paz y sin justicia nunca habrá seguridad.

–Recientemente ha habido muchas críticas en redes hacia su persona cuando cuestiona al Presidente, ¿cómo recibe estás críticas en la Red?

 

–En lo personal me preocupa que hay una ceguera y sordera ideológica, no están entendiendo lo que estamos planteando; no se le va a dar a ninguna autoridad un cheque en blanco, donde hay errores el deber de un ciudadano es señalarlo; si a ellos (gente de redes) les parece que está mal deberían de revisar porque no se trata de dar un cheque en blanco, se trata de ejercer la democracia y reconducir al Estado y al Ejecutivo por rutas correctas.

No hay que olvidar que el poder es una desmesura, que hace perder de vista la realidad a quien lo tenga, y una de las funciones de los ciudadanos es tratar de hacerlos mirar hacia el ideal que perdió de vista. Atacarme a mí es atacar a la democracia, es atacar la necesidad de una reestructura de una estrategia, de una política de Estado en materia de verdad, justicia, paz y seguridad. Crep que es incorrecto cuestionar una propuesta que además había asumido el Presidente.

 

–¿Qué le plantearán al Presidente en esta caminata?

–El tema es la verdad, que se descubra a quienes hicieron este horror y no estos llamados a la verdad selectiva y el ocultamiento de otras verdades, como es el caso de García Luna, que es un tema que ahí se quedó y nadie está investigando los nexos de quiénes son los responsables, tanto de la Presidencia de la República de ese tiempo como de los empresarios y gobernadores. Ojalá y el Presidente escuche, que tenga la apertura porque nadie es su enemigo, que quede bien claro eso.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *