Nacional

Trabajadores marcharon a favor de Altos Hornos de México.

Alrededor de 10 mil trabajadores y sus familias, marcharon en Monclova, Coahuila, para pedir que la empresa continúe operando con normalidad.

Agencias

CIUDAD DE MÉXICO.

El dueño de Altos Hornos de México, Alonso Ancira, pasó su tercera noche en una prisión de España. Su abogado, Ismael Oliver, solicitó a la Audiencia Nacional que dejen libre al empresario, alegando que no hay riesgo de fuga por su edad, 67 años, y la diabetes que padece.

Oliver dijo que es incomprensible que una persona en sus condiciones tenga que pasar 40 días en prisión, en espera de que se resuelva la solicitud de extradición a México.

Mientras tanto, en Monclova, Coahuila, alrededor de 10 mil personas, entre trabajadores de Altos Hornos de México, sus familiares, así como alcaldes de seis municipios de la región centro de Coahuila, marcharon a favor de que a la empresa se le permita continuar con sus operaciones.

Los manifestantes caminaron cinco kilómetros haciendo sonar cacerolas y enseñando mantas en apoyo a la empresa, una de las principales empleadoras de la región.

Los alcaldes que participaron en la marcha dijeron que van a hacer todo lo posible para que no se afecte la economía de la región.

Altos Hornos de México informó que más de 65 cuentas bancarias que tiene la empresa ya fueron desbloqueadas, con lo que ya se pudo pagar a proveedores, recibir depósitos de clientes y el pago de la nómina de empleados.

 

Sobre las acusaciones contra Emilio Lozoya, sus abogados confirmaron a Imagen Noticias que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda congeló la única cuenta bancaria que tiene la mamá de Emilio Lozoya, la señora Gilda Austin de Lozoya; es una cuenta de banco que usa para su negocio de distribución de cosméticos que tiene desde hace varios años.

La esposa y la hermana del ex director de Pemex presentaron una demanda de amparo para evitar ser detenidas. Dos jueces federales de la Ciudad de México dieron entrada a la suspensión provisional para frenar posibles órdenes de aprehensión contra Marielle Helene Eckes, esposa de Lozoya, y Gilda Susana Lozoya, hermana del ex funcionario.

Ambas pagaron una fianza de 18 mil pesos cada una; al igual que en el caso de Emilio Lozoya, esta suspensión no las protege de una orden de aprehensión por delitos graves.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button